¡Lo último!

A mediados de los años 90 trabajaba en una céntrica taberna de Medellín granjeándome unos pesos para   mis estudios universitarios y Mario Paul era mi jefe. De mirada de toro bravo, cejas de carbón, rostro blanco, espalda ancha y estatura sobresaliente, ese apuesto y serio administrador se robaba las miradas de muchas clientas – y clientecillos- y el respeto de quienes laborábamos con él. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s